Cómo elegir bien tus botas de montaña

A continuación te presentamos 7 consejos fundamentales antes de comprar unas botas de montaña

1.- Piensa en la finalidad de tus botas. Por su dureza podemos clasificarlas en botas blandas, semi-rígidas y rígidas. Según por donde vayas a caminar necesitarás un tipo de bota u otro.

Las botas blandas son ideales para hacer travesías en verano, las semi-rígidas para caminar en primavera o en otoño, y las rígidas para subir picos en invierno o en verano si la vía es complicada o presenta mucha pedriza.

2.- Al mismo tiempo, según su finalidad existen botas de caña alta y baja. Las de caña alta suelen ser rígidas y ha sido creadas para evitar torceduras, ya que refuerzan la zona de los tobillos. En general se emplean en alta montaña. No las utilices si vas a caminar por pista o zonas llanas, ya que restan movilidad y pueden resultar demasiado rígidas.

3.- Las botas de caña baja son ideales para caminar por pista o hacer travesías sencillas, como por ejemplo para hacer el camino de Santiago por el interior de España, ya que se recorren muchos kilómetros pero la mayoría son de pista, carretera y monte sin dificultad.

4.- Ten en cuenta el peso de la bota. Si vas a caminar durante muchas horas te interesa comprar una bota ligera.

Invierte en unas botas con una buena goma en la suela, ya que es tan importante como los neumáticos en un coche y con el paso de los años también se cuartea y pierde propiedades. De ello depende tu adherencia al suelo y por lo tanto tu vida. En el mercado encontrarás gomas de alta calidad como la goma Vibram.

5.- Compra unas botas con una membrana impermeable. El goretex es una membrana que mantiene tus pies secos y ventilados. Aplicado en botas puede resultar ligeramente rígida y puede terminar rajándose, pero sigue dando mejores resultados que otras membranas del mercado.

6.- Piensa si necesitarás acoplar crampones a tus botas. Existen botas “cramponables” y “no cramponables”. Algunas tienen una muesca delante y detrás y son para crampones automáticos. Otras sólo presentan una muesca detrás y son semiautomáticas, y otras vienen sin muesca y sirven para acoplarse a crampones de correas.

7.- No escatimes en el precio. Unas buenas botas de montaña pueden durarte muchos años, así que merece la pena que gastes un poco más y compres una bota que se adapte completamente a tu pie. Si te aprieta demasiado o te baila el pie, la bota podrá hacerte ampollas.

Poner: Visita nuestra selección de botas de montaña para hombre y para mujer.

Quizás te interese...